martes, 13 de septiembre de 2011

Presiones del Tiempo sobre los profesionales de la salud en la prestación de cuidados

Después de unos días de intenso trabajo, continuamos hablando, dentro del pensamiento clínico y habilidades en el desempeño de sus competencias de los Enfermeros en Práctica Avanzada, con un primer posto sobre “las presiones del tiempo” a las que nos encontramos sometidos los profesionales de la salud, en la prestación de cuidados a pacientes, usuarios, familias, colectivos...

Independientemente del ámbito, los profesionales de la salud estamos preocupados y sensibilizados sobre el efecto que la presión en los tiempos de trabajo a los que estamos sometidos, tiene en la precisión y complejidad del pensamiento clínico y la toma de decisiones. El año 2000, la Organización Internacional de Medicina (IOM) en un informe sobre errores y seguridad de los pacientes, cita estudios en los cuales entre el 3% y 46% de los pacientes hospitalizados en los EE.UU han sido afectados por un error o negligencia médica. La amplitud en la horquilla en estos resultados es debida a las diversas definiciones de lo que constituye los eventos adversos y los variables métodos de detección de la ocurrencia de estos fenómenos.  Las duras cargas de trabajo están asociadas al sentimiento de presión, precipitación, sobrecarga cognitiva, y fatiga añadida a la que los médicos ya se encuentran sometidos. Estos sentimientos contribuyen claramente a la realización de actos inseguros y omisiones en los cuidados.

La Evidencia en apoyo a esta inferencia a partir de cómo los estudios sobre los enfermeros/@s que trabajan en hospitales en las que poquísimas horas de cuidados enfermeros por pacientes/día y menos cuidados prestados son registrados por éstos/@s, fueron asociados con pobre resultados de los pacientes. Gerenciar efectivamente los problemas asociados a las cargas de trabajo y las insuficientes horas de cuidados prestados necesitan de cambios culturales, procesos de rediseño y apropiado uso de las tecnologías. Los movimientos de seguridad de los pacientes, han liderado una amplia variedad de esfuerzos dirigidos a la prevención de errores tales como:

a)    análisis del origen de la causa de eventos centinela,
b)    mejora de los procesos de trabajo,
c)    rediseño los sistemas proveedores,
d)    uso de ayudas tecnológicas,
e)    entrenamiento en habilidades de comunicación
f)     análisis de factores humanos
g)    y construcción de equipos.

Todos estos factores pueden tener efectos directos e indirectos significativos sobre las cargas de trabajo, fatiga y tiempos disponibles en los cuidados directos a los pacientes.




Publicar un comentario en la entrada