lunes, 24 de octubre de 2011

La teleasistencia en los cuidados de salud por los Enfermeros en Práctica Avanzada

Tras leer las interesantes reflexiones que hace Alfredo Alday, el responsable de la Plataforma del Servicio Público de Teleasistencia de Euskadi (Betion) en el blog de la Desconferencia virtual “Híbridos Sanitarios” acerca de la sanidad híbrida, los e-pacientes, los profesionales que coordinan, participan y gestionan el servico (híbridos sanitarios), nos ha parecido conveniente hablar de la Teleasistencia o Telemedicina desde la perspectiva de la Enfermería en Práctica Avanzada. Antes de entrar en materia, únicamente recomendamos que visiteis el blog de la desconferencia http://hibridosanitario.wordpress.com/blog/.

El uso de las nuevas tecnologías (aprendizaje, uso, manejo e implementación de innovaciones tecnológicas a nivel de hardware y software y en especial, las herramientas de las TIC’s que nos proporcionan la web 2.0…) para mejorar los cuidados desde la perspectiva de la salud-enfermedad proporcionados a los e-pacientes, cuidadores, familias, comunidades… han afectado muchos aspectos de las cuidados de salud prestado por proveedores de salud. Es por eso conveniente decir que se debe estimular a los Enfermeros en Práctica Avanzada a que revisen estas nuevas modalidades de consulta proporcionadas a través de estas nuevas formas de comunicación, que pueden contribuir y afectar a los cuidados de salud, así como la importancia de la consideración del potencial que tienen estos mecanismos para mejorar los cuidados a los e-pacientes. La clarificación acerca de la definición de las actividades de teleasistencia y comprensión de la legislación y cuestiones éticas relacionadas con el acceso, la privacidad, confidencialidad, seguridad, jurisprudencia … deben ser también esenciales para realizar un uso adecuado de las mismas por cualquier profesional sanitario, en nuestro caso por los Enfermeros en Práctica Avanzada.

La Telemedicina es definida (Thede, 2001) como “el uso de las comunicaciones electrónicas a través de la red para trasmitir datos o información centrada en la promoción y educación para la salud, prevención de enfermedades (EpS y Comunitaria dentro del marco de la prevención primaria), consulta y diagnóstico (prevención secundaria) y tratamiento y rehabilitación (prevención terciaria)”. Mahn-Dinicloa y Zazworsky la describen como “las tecnologías (ubícuas y atemporales) usadas para facilitar e incrementar el acceso a los cuidados de salud, eliminando las barreras temporales y físicas a través de teléfonos inteligentes, ordenadores, videoconferencia, teleconferencia, webinars (videoconferencia web similar a una reunión personal porque permiten a los asistentes interactuar y participar entre sí y compartir documentos, combinando audio y video, en muchos casos con una pizarra virtual), transmisión interactiva de datos de video, y links como instrumentos en los cuidados de salud.... No cabe duda que estas tecnologías pueden y deben ser usadas con mayor frecuencia y creatividad para incrementar el acceso a los cuidados de salud profesionales por parte de los e-pacientes, cuidadores, familias, comunidades, colectivos…, realizar un más rápido diagnóstico de necesidades emergentes, mejor y más frecuente monitorización de variables que puedan afectar a las enfermedades crónicas…

La tecnologías de la Telemedicina o teleasistencia tiene un marcado carácter innovador y evolucionan muy rápidamente, por lo que (Unnold, 2006) describe las posibilidades de esta nuevas tecnologías para asistir a los Enfermeros en Práctica Avanzada en los cuidados complejos en el hogar, proponiendo nuevas usos de las misma que podrían mejorar el manejo de heridas, poniéndolo como ejemplo de problema de salud que produce mucho sufrimiento y elevados costes y en el que, mediante el uso de equipos de video de alta resolución, los Enfermeros en Práctica Avanzada expertos en cuidados de heridas, podrían ofrecer sus servicios de asesoramiento a grupos de enfermeros/@s y pacientes, familias, cuidadores… Aunque, es por tanto fácil identificar los beneficios de salud de los usos creativos de estas nuevas tecnologías, sin embargo ni la respuesta a las cuestiones que se plantean sobre ellas, ni el estudio e investigación de la efectividad de las estrategias tecnológicas a la hora de proporcionar cuidados de salud, son capaces de seguir el ritmo y la velocidad con la que se desarrollan y proliferan las nuevas posibilidades e innovaciones tecnológicas en cuidados de salud.
Publicar un comentario en la entrada