miércoles, 6 de julio de 2011

Liderazgo Clínico de los Enfermeros en Práctica Avanzada en EEUU, según Hamric, Spross y Hanson


 Con esta entrada, vamos a realizar una pequeña introducción sobre los dominios del liderazgo de la Enfermería en práctica Avanzada y que aunque hoy os  vamos hoy a enunciar, los describiremos en posteriores post, centrándonos exclusivamente en el liderazgo en la práctica clínica.

Para empezar, diremos que aunque la necesidad de liderazgo en los centros de atención de salud, es bien conocida, el tema no ha sido bien estudiado y la investigación sobre el liderazgo efectivo, se está revelando como necesaria. No todos los enfermeros en práctica avanzada están de acuerdo con la idea de ser líderes, aunque el liderazgo no sea una actividad opcional en la práctica avanzada. Como hemos señalado, las competencias de liderazgo de los enfermeros en práctica avanzada pueden ser conceptualizadas en cuatro dominios o áreas: a) liderazgo en la práctica clínica con los pacientes y el personal, b) liderazgo dentro las organizaciones profesionales, c) liderazgo dentro de los sistemas de cuidados de salud y d) y liderazgo en el ámbito de políticas de salud.

El liderazgo clínico está enfocado primero en el paciente y sus necesidades, además de garantizar que la calidad de los cuidados que les prestan sea lograda. Esto ocurre cuando el enfermero en práctica avanzada con y a partir de otros, aprende acerca de cómo construir apropiadas relaciones laborales con los miembros del equipo de salud, transmite confianza a los pacientes y colega y cuando es capaz de resolver problemas de salud como parte integrante de un equipo.  Los enfermeros en práctica avanzada líderes son modelos y mentores que empoderan (empowerment) a los pacientes y sus colegas, que proponen e implementan estrategias de cambio que mejoran los cuidados de los pacientes y mejoran la percepción del valor de las practicas enfermeras avanzadas. Algunas habilidades de liderazgo clínico son parte de las competencias de consulta y colaboración de la Enfermería en Práctica Avanzada.

El más común de los roles del liderazgo clínico de los Enfermeros en Práctica Avanzada que se puede esperar, es el de ser el defensor (del paciente, familia, equipo, o compañeros de trabajo), líder del grupo o del sistema. Los enfermeros de Práctica avanzada, pueden defender a un paciente o familia en particular, como por ejemplo, cuando un Nurse practitioner en cuidados agudos defienda con el médico, la necesidad de dar una mejor explicación o información de los efectos secundarios de una determinada cirugía. Los artículos publicados y las charlas sobre temas clínicos, son la manera de expresar el liderazgo clínico e influenciar a otros.

Los grupos líderes pueden ser informales, como cuando un enfermero en Práctica avanzada acuerda coordinar múltiples referencias para un paciente, con complejas necesidades de cuidados o cuando un enfermero avanzado es un experto en problemas clínicos particulares, tales como el manejo del dolor, asume el liderazgo del equipo porque es un experto. Los enfermeros avanzados pueden tener además, más responsabilidades de liderazgo formales. Por ejemplo un enfermero avanzado puede encabezar una reunión semanal del equipo o convocar un grupo y dirigir el desarrollo de un nuevo protocolo de práctica para prestar cuidados en la línea de nuevos estándares. Una función de los Enfermero Avanzados es la de motivar a los colegas y facilitar el uso de los nuevos conocimientos y/o adopción de nuevas prácticas.

Los Enfermeros en Práctica Avanzada, con frecuencia ejercen su liderazgo para garantizar que los problemas clínicos son dirigidos, por líderes administrativos y a nivel de sistema, que algunos autores denominan como “shuttle diplomat” o transporte diplomático que consiste los enfermeros avanzados se mueven entre áreas clínicas y administrativas, interpretando las necesidades de unos y otros.  Los Enfermeros avanzados reconocen los problemas clínicos relacionados con su especialidad que requieren atención e intervención de sistemas más amplios de los cuales ellos, son una parte. Por ejemplo, cuando un Clinical Nurse Specialist  llama al paciente para enterarse porque el paciente no ha acudido a la cita de la consulta clínica de la insuficiencia cardíaca y el paciente le dice que fue porque no pudo encontrar un aparcamiento más cerca del hospital, no supo que transporte tenía que tomar entre los muchos ascensores de la clínica, y no tuvo las energías para pasear desde el ascensor a la consulta. El CNS cuando identifica que esto puede ser un problema para otras consultas de pacientes, trabaja con los administradores para asegurarse, que los pacientes sepan que hacer en estos casos, comprende las implicaciones clínicas (los pacientes experimentan complicaciones que requieren readmisiones…) y la implicación del sistema (baja calidad, incremento del riesgo para los pacientes, elevados costes , pérdidas de citas) relacionadas con la construcción, pérdidas de citas con sus pacientes…

El enfermero avanzado que dirige los equipos de cuidados de pacientes correctamente y el cual realiza  bien el traslado diplomático, se da cuenta que sus habilidades interdisciplinares de liderazgo son demandadas por la población y los proveedores de salud. Covery (1989) considera el liderazgo interdisciplinar clínico como una habilidad de alto nivel. La habilidad de proporcionar liderazgo interdisciplinar clínico requiere un firme dominio de la clínica y los problemas profesionales, así como las diferencias dentro de la enfermería mientras responde a los desafíos de otras disciplinas y de la sociedad. Un Enfermero en Práctica Avanzada, gana habilidades en liderazgo clínico, cuando desarrolla otras competencias necesarias para dirigir en otros dominios.
Publicar un comentario en la entrada