lunes, 14 de octubre de 2013

Introducción: Effects of an APN In-Home Health Consultation Program for Community-Dwelling Persons Aged 80 and Older

En el día de hoy, nos gustaría comenzar hablando sobre el resumen de un artículo muy interesante que hemos encontrado en la web de la U.S. Library of Medicine y que fue publicado en el Journal of American Geriatrics Society en su edición online en Noviembre de 2012 y, el que como siempre podéis leer íntegramente en el enlace que tenéis a continuación. Como íbamos diciendo el documento que se llama Effects of an Advanced Practice Nurse In-Home Health Consultation Program for Community-Dwelling Persons Aged 80 and Older, sus autores han realizado un análisis del impacto de los Enfermeros en Práctica Avanzada en los programa de salud en el hogar en comunidades de pacientes con edad igual o superior a los 80 años en un área urbana de habla alemana de Suiza y que debido a su extensión, iremos analizando en esta entrada y otras sucesivas.

Para entrar en materia deciros que sus autores, Lorenz Imhof, Rahel Naef, Margaret I. Wallhagen, Jürg Schwarz y Romy Mahrer-Imhof, con este estudio aleatorizado sobre una población muestral perteneciente a una de las ciudades con mayor número de personas de habla Alemana en Suiza, compuesta por 231 participantes y 230 personas pertenecientes al grupo control, han tratado de evaluar las consecuencias/efectos que tienen las intervenciones de los Enfermeros en Práctica Avanzada del programa mediante las consultas domiciliarias de salud sobre la calidad de vida, los indicadores de salud como caídas, problemas agudos, así como la utilización de los cuidados de salud. 

En el estudio, la población muestral total elegida por los investigadores (461 personas) estaba compuesta por personas de edad ≥ 80 años (con media de 85 años), mayoritariamente femenina (72,7%) y todos caucásicos. Una vez realizada una comprensiva valoración geriátrica, los pacientes fueron asignados al azar, en dos grupos: los que durante nueve meses recibirían las 4 consultas domiciliarias del programa y 3 llamadas telefónicas de los Enfermeros Avanzados del programa de cuidados de salud y el grupo control a los que únicamente se les proporcionarían los cuidados estándar por sus proveedores de salud y no se les realizarían las intervenciones que acabamos de mencionar (ver algoritmo). Tras la aleatorización, los autores del estudio procedieron a determinar los resultados sobre la calidad de vida a los 3, 6 y 9 meses y posteriormente cuál fue la incidencia de las caídas, problemas agudos debidos a problemas de salud y la utilización de los cuidados de salud cada 3 meses, concluyendo sus autores que “no existían diferencias estadísticamente significativas en ninguna de las dimensiones del cuestionario de Calidad de Vida de la Organización Mundial de la Salud en los dos grupos, pero sí que aparecían durante los nueve meses en relación a problemas agudos, caídas, consecuencias de las mismas y hospitalizaciones”, lo que les permitía inferir que “el Programa de Consultas a Domicilio de los Enfermeros en Práctica Avanzada y guiados por los principios de la promoción de la salud, empowerment (dar poder, proporcionar autonomía, enseñar y ayudar a adquirir competencias, habilidades, destrezas, conocimientos en la toma de decisiones y responsabilidad en los autocuidados..), partnership (colaboración) centrados en la familia, podían ser efectivos, reduciendo los resultados adversos para la salud tales como caídas, problemas agudos e ingresos hospitalarios”
Publicar un comentario en la entrada