sábado, 4 de diciembre de 2010

Un poco de historia...

En las últimas décadas, tanto en España como el resto de Europa, la manera en la que se prestan los cuidados y las necesidades de la población en materia de salud, ha cambiado de forma muy rápida e importante. Esto se debe a varias razones, pudiéndose destacar entre algunas de ellas, el notable aumento de la esperanza de vida en toda Europa, lo que hace que comiencen a emerger y a ser más prevalentes problemas de salud que eran mucho menos frecuentes o que antes no estaban presentes. Otro variable a tener en cuenta para explicar estos cambios, es el incremento de movimientos migratorios de ciudadanos que cambian de sus países de residencia para instalarse por diversas causas, principalmente socio-económicas y laborales. Este fenómeno ha sido especialmente acusado En España por la importante llegada de ciudadanos de sobretodo, países del norte y centro de Europa, que en algunos casos con una renta bastante más elevada que la española y que tras su jubilación, se instalan en nuestro país, atraídos por el bien tiempo, gran variedad de actividades de ocio y tiempo libre, dieta mediterránea etc. Este importante aumento de la población, al que si le añadimos el problema de que, como es el casos de los médicos, los profesionales de la salud muchas veces tienen largos periodos de formación académica universitaria a las que se accede con un número limitado de plazas y al que además hay que sumarle un no menos prolongado periodo de especialización teórico-práctica, hace que los recursos sanitarios tanto materiales como humanos de los que disponemos, no sean suficientes para prestar con la suficiente calidad y celeridad los cuidados de salud que requiere la sociedad.

            Este problema ya existía a principios  de los años 60 en EEUU y por eso los Norteamericanos se plantearon la necesidad de formar a profesionales enfermeras/os que fueran capaces de suplir las necesidades de salud en las zonas rurales o donde la presencia de personal médico era casi inexistente, empezando éstos a desarrollar inicialmentes sus funciones a través de la puesta en marcha intervenciones encamindas a la promoción de la prevención primaria de salud (EPS), especialmente en pediatría. En esta época se empieza ya hablar de estos profesionales y en 1960 aparece la primera formación reglada en Nurse Practitioner (NP) en forma de Master impartido en la Universidad de Colorado. Finalmente decir de que, a pesar de que dentro de la misma profesion enfermera surgieron voces en contra de la Práctica Avanzada por la tendencia a la supuesta "medicalización de la profesión", en el año 1992 ya habían en EEUU más de 28.000 Nurse Practitioner y en el año 2000 más de 95.000.

Publicar un comentario en la entrada